Ana Laura López

Originaria de la Ciudad de México, migró al estado de Jalisco a la edad de 17 años donde vivió hasta el año 2001 en que por dificultades económicas se vio forzada a migrar hacia Estados Unidos de manera indocumentada, después de dos fallidos intentos logró cruzar la frontera por la ciudad de Tijuana con destino a la ciudad de Chicago donde se estableció por los siguientes 15 años.

A pesar de estar indocumentada trabajó, estudió, formó una familia y comenzó una nueva vida en el vecino país.

Participó en las mega marchas del año 2006 pidiendo por una reforma migratoria y parar las deportaciones, esperando un día solucionar su estatus migratorio y no ser separada de sus hijos.

Trabajó por 10 años para una tienda departamental de artículos de uso en la cual convivió con mujeres con historias de vida similares; madres migrantes indocumentadas, cuando la cadena de tiendas fue vendida comenzaron a experimentar una serie de abusos laborales por parte de los nuevos dueños, lo que la llevó a una búsqueda de apoyo, encontró la organización llamada Arise Chicago donde aprendió acerca de sus derechos laborales, seguido de esto invitó a sus compañeras para que se dieran cuenta que a pesar su estatus migratorio tenían derechos, así en el año 2013 encabezó una campaña de sindicalización la cual lamentablemente tuvo como consecuencia su despido, situación que dió un giro a su vida ya que ahora conocía sus derechos.

Comenzó a ser voluntaria en Centro Romero impartiendo clases de alfabetización, participó como voluntaria en Mujeres Latinas en Acción donde también tomó los talleres de Empresarias de Futuro y Liderazgo para la Mujer Latina, participó en el entrenamiento de 40 hrs. sobre violencia doméstica con lo cual logró ser voluntaria en la organización Un Nuevo Despertar que atiende a mujeres sobrevivientes de violencia doméstica, participó en diferentes actividades en Latino Union que principalmente trabaja con el tema de organización y empoderamiento de trabajadores jornaleros, en ARISE Chicago comenzó de voluntaria, fue parte de la mesa directiva y del Centro de Trabajadores, a través de dicha organización participó en talleres de Liderazgo y organización comunitaria en la UIC, fui entrenadora de OSHA agencia federal de Estados Unidos encargada de regular las leyes en materia de salud y seguridad en el trabajo y quedó como coordinadora de educación a cargo de los talleres de derecho laboral y salud y seguridad en el trabajo, pudo desarrollar un taller especializado en género llamado “Mujeres Trabajando” dedicado a conocer los derechos laborales de las mujeres y estuvo a cargo de la semana laboral dentro del Consulado de México en Chicago en septiembre del año 2016.

Ana Laura fue deportada a finales de septiembre del año 2016 con una penalidad de 20 años para no regresar a Estados Unidos bajo un proceso completamente arbitrario mientras quería regularizar su estatus migratorio.

 

En México vivió de primera mano la problemática de reintegración que enfrentan las personas ante el retorno forzado, en diciembre del año 2016 tuvo oportunidad de conocer más personas en su misma situación y fundó el colectivo independiente Deportados Unidos en la Lucha haciendo un trabajo de acompañamiento a personas deportadas y visibilizando las situaciones que enfrentan

Actualmente Ana Laura es una de las portavoces de la lucha de la comunidad deportada en la CDMX ha colaborado con la universidad IBERO en la elaboración del Manual de Atención para Personas Deportadas DUL, asimismo en la publicación del manual sobre Organización Comunitaria para personas deportadas como resultado de un trabajo colaborativo con el laboratorio para la CDMX, también ha desarrollado los talleres Entre Dos Tierras y Más Allá de la Deportación donde aborda la deportación desde la perspectiva de un migrante.