Ana Elena Barrios

Psicóloga, ha realizado acompañamiento psicosocial en diversos contextos a lo largo de catorce años. Primero como voluntaria en la Casa del migrante en Ciudad Juárez, frontera norte de México. Luego en Lyon, Francia durante dos años con personas solicitantes de asilo principalmente de África subsahariana. Desde 2008 en Chiapas, durante siete años en acompañamiento a comunidades campesinas e indígenas de origen de migrantes, en particular con colectivos de mujeres y grupos de jóvenes que trabajan por el derecho a no migrar, así como realizando acompañamiento psicosocial con familiares de migrantes desaparecidos.  Durante cinco años formó parte del equipo del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, en Tapachula, trabajando en el acompañamiento psicojurídico a personas migrantes, en particular sobrevivientes de tortura y mujeres sobrevivientes de violencia feminicida. 


Cursó Master en Psicología Intercultural, en Francia, Pensum de Maestría en Psicología Social y Violencias Políticas en Guatemala y la especialidad en "Supervisión Psicosocial", por el Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial, y la Asociación Alemana de Supervisión Psicosocial, también en Guatemala. Participó en la primera Escuela de Acompañamiento Psicosocial realizada por la organización mexicana ALUNA Acompañamiento Psicosocial. Continúa aprendiendo enfoques y herramientas para nutrir el acompañamiento psicosocial como una práctica transformadora, tal es el caso de las prácticas narrativas desde la perspectiva feminista.


Es coautora de diversas publicaciones: investigaciones, artículos y guías metodológicas que sistematizan la experiencia de acompañamiento psicosocial con personas y familias migrantes.


Desde inicios de 2021 es cofundadora de El Rebozo, Cuidado de la Vida y los Territorios, colectivo que tiene como objetivo la defensa y cuidado de la vida, los territorios y la madre tierra, a través del fortalecimiento político y técnico de procesos organizativos locales, y mediante la construcción de redes de cuidados mutuos y de participación comunitaria, para sembrar relaciones libres de violencias.